Agradable de usar, agradable de vivir no sólo a su volante sino en cualquiera de sus plazas –volvemos a incidir en esa sorprendente habitabilidad trasera-. El Hyundai Bayón es cómodo y fácil de conducir, con unos consumos aceptables en carretera en el entorno de los seis litros cada 100 km, con una obligatoria etiqueta Eco en España para las versiones microhibridadas, es un perfecto coche para un amplio abanico de público -si el precio que finalmente se le asigna es atractivo, más que jóvenes me fijaría en el grupo de los seniors, aunque quizás con algo más de altura en la posición de conducción el conductor ganaría mayor sensación de seguridad y control de la carretera, algo que agradecemos los más mayores-. Súmale una estética que se libera del exceso de maquillaje plástico del Kona y para mí tienes casi en el nuevo Hyundai Bayon el perfecto SUV urbano, con unas líneas muy tech, con una trasera personalísima y un lateral muy marcado por ese pilar C con peso visual y unas nervaduras que le aportan dinamismo al ojo.